Lauren Diagle lleva amor y esperanza a cárcel de Illinois

Por: Raquel Familia

La cantante cristiana “Lauren Diagle” nominada en varias ocasiones al Grammy, y  en la  actualidad está en su mejor momento  teniendo todas sus presentaciones un “Soul Out” en todas las ciudades de los Estados Unidos.  Decidió llevar un mensaje de amor y esperanza a los internos de la cárcel de Illinois.  Definió la oportunidad como maravillosa, al ver esperanza y alegría en los rostros de los asistentes.

a day more than I can articulate

Yesterday was one so unexpected. It was a day that was more than I can articulate. It was a day my eyes had never seen and will never be able to unsee. We sang songs with inmates whose voices carried deeper in to our hearts than the echo of a microphone will ever release. I saw hope in the face of the hopeless, joy in the wake of sorrow, wealth in the gap of depravity, and life in the midst of death. These people have stories, and they also have souls. I watched heaven befriend those who are often forgotten. With each day that passes, may I never take for granted what it is to walk around as a free man. I held a bottle of cold coffee upon pulling out of Statesville Correctional Prison. My hand had never remembered that bottle being so cold…

Posted by Lauren Daigle on Saturday, October 6, 2018

 

Ayer fue uno tan inesperado. Fue un día que era más de lo que puedo articular. Fue un día que mis ojos nunca habían visto y nunca serán capaces de dejar de ver.   Cantamos canciones con presos cuyas voces se llevaron más profundo a nuestros corazones que el eco de un micrófono. Vi la esperanza en la cara de la desesperanza, la alegría en la estela del dolor, la riqueza en la brecha de la depravación, y la vida en medio de la muerte.  Estas personas tienen historias, y también tienen almas.  He visto al cielo hacerse amigo de aquellos que a menudo se olvidan.  Con cada día que pasa, nunca me doy por sentado lo que es caminar por ahí como un hombre libre.  Tomé una botella de café frío al salir de la prisión correccional de Statesville.   Mi mano nunca había recordado que esa botella era tan fría…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *