La Visión De Un Cristiano Chino

En la edición de agosto de First Things el autor chino Yu Jie – que hubo de emigrar a EE.UU. -, dice que el cristianismo está preparando el “semillero” para la democracia floreciendo en la nación asiática Comunista.

 

Aunque el régimen chino, Xi Jinping, ha estado activo en decirle a los líderes religiosos que deben adaptarse al orden social del gobierno comunista y “fusionar doctrinas religiosas con la cultura china”,  Yu sostiene que la hostilidad del gobierno chino se debe a Xi reconoce que los cristianos como el mayor amenaza para el gobierno comunista.

 

Aunque no hay estadísticas fiables de cuantos cristianos hay, porque muchos actúan en la clandestinidad, el número es de decenas de millones y se estima que a este ritmo, en el 2030, los cristianos en China superarán los 200 millones convirtiéndose en el país con la mayor población cristiana en el mundo.

 

El gobierno chino parece tan amenazado por el crecimiento cristiano en el país que está ahora incluso amenazando con prohibir a los estudiantes cristianos que asisten a una iglesia en casa, de ir a la Universidad en la provincia de Guizhou a menos que dejen ir a la iglesia.

 

Además, Xi dijo a los miembros del partido comunista que deben ser “ateos marxistas inflexibles”, que deben “protegerse decididamente contra las infiltraciones del extranjero a través de medios religiosos”.

 

Yu concluye que “Xi es tiene sospechas de la sociedad civil y ve a al cristianismo como una amenaza: es la fuerza más grande de China fuera del Partido Comunista”.

 

A pesar de que el gobierno mantiene una campaña organizada para destruir iglesias, cruces y reprimir la libertad religiosa, los cristianos chinos no son disuadidos por el miedo.

 

Pero eso reactiva la pasión de los cristianos porque, “para los cristianos disidentes, la eliminación de las cruces y la demolición de las iglesias no son más que el preludio de una historia que se repite:  la pasión y resurrección de Cristo”.

 

 

Fuente: China Aid / Fotosdelavirgen.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *